Informacion

La demanda de carbón y la revolución industrial

La demanda de carbón y la revolución industrial

Antes del siglo XVIII, Gran Bretaña, y el resto de Europa, habían producido carbón, pero solo en una cantidad limitada. Los pozos de carbón eran pequeños, y la mitad eran minas a cielo abierto (solo grandes agujeros en la superficie). Su mercado era solo el área local, y sus negocios estaban localizados, generalmente solo al margen de una propiedad más grande. El ahogamiento y la asfixia también fueron problemas muy reales.

Durante el período de la revolución industrial, a medida que la demanda de carbón se disparó gracias al hierro y al vapor, a medida que la tecnología para producir carbón mejoró y la capacidad de moverlo aumentó, el carbón experimentó una escalada masiva. De 1700 a 1750, la producción aumentó en un 50% y casi otro 100% en 1800. Durante los últimos años de la primera revolución, como la potencia del vapor realmente tomó un control firme, esta tasa de aumento se disparó al 500% en 1850.

La demanda de carbón

La creciente demanda de carbón provino de muchas fuentes. A medida que la población aumentó, también lo hizo el mercado interno, y las personas en la ciudad necesitaban carbón porque no estaban cerca de los bosques para obtener madera o carbón. Cada vez más industrias utilizan el carbón a medida que se vuelve más barato y, por lo tanto, más rentable que otros combustibles, desde la producción de hierro hasta las panaderías. Poco después de 1800, las ciudades comenzaron a encenderse con lámparas de gas alimentadas con carbón, y 52 ciudades tenían redes de estas en 1823. Durante el período, la madera se volvió más cara y menos práctica que el carbón, lo que provocó un cambio. Además, en la segunda mitad del siglo XVIII, los canales, y después de estos ferrocarriles, hicieron más barato mover grandes cantidades de carbón, abriendo mercados más amplios. Además, los ferrocarriles fueron una fuente de gran demanda. Por supuesto, el carbón tenía que estar en condiciones de satisfacer esta demanda, y los historiadores trazan varias conexiones profundas con otras industrias, que se analizan a continuación.

Carbón y Vapor

El vapor tuvo un impacto obvio en la industria del carbón al generar una gran demanda: las máquinas de vapor necesitaban carbón. Pero hubo efectos directos en la producción, ya que Newcomen y Savery fueron pioneros en el uso de máquinas de vapor en minas de carbón para bombear agua, elevar productos y proporcionar otro tipo de apoyo. La minería del carbón pudo utilizar el vapor para profundizar más que nunca, sacando más carbón de sus minas y aumentando la producción. Un factor clave para estos motores era que podían funcionar con carbón de baja calidad, por lo que las minas podían usar sus desechos y vender su material principal. Las dos industrias, carbón y vapor, fueron vitales entre sí y crecieron simbióticamente.

Carbón y Hierro

Darby fue la primera persona en usar coque, una forma de carbón procesado, para fundir hierro en 1709. Este avance se extendió lentamente, en gran parte debido al costo del carbón. Siguieron otros desarrollos en hierro, y estos también usaron carbón. A medida que los precios de este material cayeron, el hierro se convirtió en el principal consumidor de carbón, aumentando enormemente la demanda de la sustancia, y las dos industrias se estimularon mutuamente. Coalbrookdale fue pionera en los tranvías de hierro, que permitieron mover el carbón más fácilmente, ya sea en minas o en ruta hacia los compradores. El hierro también era necesario para el uso de carbón y para facilitar las máquinas de vapor.

Carbón y Transporte

También existen vínculos estrechos entre el carbón y el transporte, ya que el primero necesita una red de transporte sólida capaz de mover mercancías voluminosas. Las carreteras en Gran Bretaña antes de 1750 eran muy pobres y era difícil mover mercancías grandes y pesadas. Los barcos podían transportar carbón de puerto a puerto, pero esto seguía siendo un factor limitante, y los ríos a menudo eran de poca utilidad debido a sus flujos naturales. Sin embargo, una vez que el transporte mejoró durante la revolución industrial, el carbón podría llegar a mayores mercados y expandirse, y esto llegó primero en forma de canales, que podrían construirse específicamente y mover grandes cantidades de material pesado. Los canales redujeron a la mitad los costos de transporte del carbón en comparación con el caballo de carga.

En 1761, el duque de Bridgewater abrió un canal construido desde Worsley a Manchester con el expreso propósito de transportar carbón. Esta fue una pieza importante de ingeniería que incluyó un viaducto innovador. El duque ganó riqueza y fama de esta iniciativa, y el duque pudo expandir la producción debido a la demanda de su carbón más barato. Pronto siguieron otros canales, muchos construidos por propietarios de minas de carbón. Hubo problemas, ya que los canales eran lentos, y las vías de hierro todavía tenían que usarse en algunos lugares.

Richard Trevithick construyó la primera máquina de vapor en movimiento en 1801, y uno de sus socios fue John Blenkinsop, propietario de una mina de carbón que buscaba un transporte más barato y más rápido. Esta invención no solo extrajo grandes cantidades de carbón rápidamente, sino que también la usó para combustible, para rieles de hierro y para la construcción. A medida que los ferrocarriles se extendieron, la industria del carbón se estimuló con el aumento del uso del carbón ferroviario.

El carbón y la economía.

Una vez que los precios del carbón cayeron, se utilizó en una gran cantidad de industrias, tanto nuevas como tradicionales, y fue vital para el hierro y el acero. Fue una industria muy vital para la revolución industrial, estimulando la industria y el transporte. Para 1900 el carbón producía el seis por ciento del ingreso nacional a pesar de tener una fuerza laboral pequeña con beneficios limitados de la tecnología.