Interesante

Traza la historia más antigua de la astronomía

Traza la historia más antigua de la astronomía

La astronomía es la ciencia más antigua de la humanidad. La gente ha estado mirando hacia arriba, tratando de explicar lo que ven en el cielo probablemente desde que existieron los primeros habitantes de cuevas "similares a los humanos". Hay una escena famosa en la película. 2001: una odisea del espacio, donde un homínido llamado Moonwatcher examina el cielo, contempla las vistas y reflexiona sobre lo que ve. Es probable que tales seres realmente existieran, tratando de darle un sentido al cosmos como lo vieron.

Astronomía prehistórica

Avance rápido unos 10.000 años hasta la época de las primeras civilizaciones, y los primeros astrónomos que ya descubrieron cómo usar el cielo. En algunas culturas, eran sacerdotes, sacerdotisas y otras "élites" que estudiaban el movimiento de los cuerpos celestes para determinar rituales, celebraciones y ciclos de plantación. Con su capacidad de observar e incluso pronosticar eventos celestiales, estas personas tenían un gran poder entre sus sociedades. Esto se debe a que el cielo seguía siendo un misterio para la mayoría de las personas, y en muchos casos, las culturas ponen sus deidades en el cielo. Cualquiera que pudiera descubrir los misterios del cielo (y lo sagrado) tenía que ser bastante importante.

Sin embargo, sus observaciones no fueron exactamente científicas. Eran más prácticos, aunque algo utilizados con fines rituales. En algunas civilizaciones, la gente asumía que los objetos celestes y sus movimientos podían "predecir" su propio futuro. Esa creencia llevó a la práctica de la astrología ahora descontada, que es más un entretenimiento que algo científico.

Los griegos marcan el camino

Los antiguos griegos fueron de los primeros en comenzar a desarrollar teorías sobre lo que vieron en el cielo. Hay muchas pruebas de que las primeras sociedades asiáticas también confiaban en los cielos como una especie de calendario. Ciertamente, los navegantes y los viajeros utilizaron las posiciones del Sol, la Luna y las estrellas para encontrar su camino alrededor del planeta.

Las observaciones de la Luna sugirieron que la Tierra también era redonda. La gente también creía que la Tierra era el centro de toda la creación. Cuando se unió a la afirmación del filósofo Platón de que la esfera tenía la forma geométrica perfecta, la visión del universo centrada en la Tierra parecía un ajuste natural.

Muchos otros primeros observadores creían que los cielos eran realmente un recipiente cristalino gigante que se arqueaba sobre la Tierra. Esa visión dio paso a otra idea, expuesta por el astrónomo Eudoxus y el filósofo Aristóteles en el siglo IV a. C. Dijeron que el Sol, la Luna y los planetas colgaban de un conjunto de esferas anidadas y concéntricas que rodeaban la Tierra. Nadie podía verlos, pero algo sostenía los objetos celestes, y las bolas de anidación invisibles eran una explicación tan buena como cualquier otra cosa.

Aunque útil para las personas antiguas que intentan dar sentido a un universo desconocido, este modelo no ayudó a rastrear adecuadamente los movimientos planetarios, la Luna o las estrellas como se ve desde la superficie de la Tierra. Aún así, con pocos refinamientos, siguió siendo la visión científica predominante del universo durante otros seiscientos años.

La revolución ptolemaica en astronomía

En el siglo II a. C., Claudio Ptolomeo (Ptolomeo), un astrónomo romano que trabajaba en Egipto, añadió un curioso invento propio al modelo geocéntrico de anidar bolas cristalinas. Dijo que los planetas se movían en círculos perfectos hechos de "algo", unidos a esas esferas perfectas. Todas esas cosas giraron alrededor de la Tierra. Llamó a estos pequeños círculos "epiciclos" y eran una suposición importante (aunque errónea). Si bien estaba equivocado, su teoría podría, al menos, predecir los caminos de los planetas bastante bien. ¡El punto de vista de Ptolomeo siguió siendo la "explicación preferida por otros catorce siglos!

La revolución copernicana

Todo eso cambió en el siglo XVI, cuando Nicolaus Copernicus, un astrónomo polaco que se cansaba de la naturaleza engorrosa e imprecisa del modelo ptolemaico, comenzó a trabajar en una teoría propia. Pensó que tenía que haber una mejor manera de explicar los movimientos percibidos de los planetas y la Luna en el cielo. Teorizó que el Sol estaba en el centro del universo y que la Tierra y otros planetas giraban a su alrededor. Parece bastante simple y muy lógico. Sin embargo, esta idea entró en conflicto con la idea de la iglesia de la Santa Roma (que se basó en gran medida en la "perfección" de la teoría de Ptolomeo). De hecho, su idea le causó algunos problemas. Esto se debe a que, en opinión de la Iglesia, la humanidad y su planeta siempre y solo se consideraron el centro de todas las cosas. La idea de Copérnico degradó la Tierra a algo en lo que la Iglesia no quería pensar. Como era la Iglesia y había asumido el poder sobre todo el conocimiento, dio todo su peso para desacreditar su idea.

Pero, Copérnico persistió. Su modelo del universo, aunque todavía incorrecto, hizo tres cosas principales. Explicaba los movimientos progrado y retrógrado de los planetas. Sacó a la Tierra de su lugar como el centro del universo. Y, expandió el tamaño del universo. En un modelo geocéntrico, el tamaño del universo es limitado para que pueda girar una vez cada 24 horas, de lo contrario, las estrellas se caerían debido a la fuerza centrífuga. Entonces, tal vez la Iglesia temía más que una degradación de nuestro lugar en el universo ya que una comprensión más profunda del universo estaba cambiando con las ideas de Copérnico.

Si bien fue un paso importante en la dirección correcta, las teorías de Copérnico aún eran bastante engorrosas e imprecisas. Sin embargo, allanó el camino para una mayor comprensión científica. Su libro, Sobre las revoluciones de los cuerpos celestes, que fue publicado mientras yacía en su lecho de muerte, fue un elemento clave en el comienzo del Renacimiento y la Era de la Ilustración. En esos siglos, la naturaleza científica de la astronomía se volvió increíblemente importante, junto con la construcción de telescopios para observar los cielos. Esos científicos contribuyeron al surgimiento de la astronomía como una ciencia especializada que hoy conocemos y en la que confiamos.
Editado por Carolyn Collins Petersen.